domingo, 8 de febrero de 2015

Calamares rellenos






Para preparar unos calamares rellenos, lo primero que debemos hacer el limpiarlos a conciencia: se separa la cabeza con sus tentáculos y se quita todo lo que va en el interior del cuerpo (incluida la "pluma", que se extrae fácilmente cogiéndola por la punta y tirando suavemente), se cortan los tentáculos por encima de la cabeza y las aletas. Se quita la fina piel y se desecha, al igual que la cabeza (excepto los tentáculos). Se lava bien todo bajo el chorro de agua fría.

Ingredientes:

4 calamares no muy grandes
3 huevos grandes
150 g de gambas congeladas
4 tomates maduros
1 cebolla
1 diente de ajo
1 pimiento verde italiano (de los alargados)
2 cucharadas de pan rallado
1 cucharadita de pimentón dulce
1 hoja de laurel
125 ml de caldo de pescado
125 ml de vino blanco
Aceite de oliva, sal

Preparación:

Dos de los huevos los vamos a cocinar en un cazo con agua y sal unos diez minutos desde que el agua empiece a hervir, para obtener dos huevos duros.

Por otro lado, vamos picando finamente la mitad de la cebolla y la ponemos en una sartén con unas cuatro cucharadas de aceite de oliva, hasta que esté transparente. Añadimos una pizca de sal.

Mientras tanto pelamos el ajo y lo picamos muy fino; los tentáculos y las aletas del calamar los cortaremos en trocitos pequeños.

Cuando la cebolla esté transparente, añadimos el ajo, y tras dos minutos,  los trocitos de tentáculos y aletas. Dejamos al fuego hasta que el agua se evapore por completo el agua que ha soltado el calamar y apartamos  la sartén del fuego.

Para preparar las gambas, podemos en una sartén pequeña tres cucharadas de aceite de oliva y, cuando esté caliente, añadimos las gambas y salteamos un minuto.

Quitamos ahora  la cáscara a los dos huevos duros, los picamos y los añadimos al relleno. Añadimos también dos cucharadas de pan rallado, y el otro huevo batido con una pizca de sal, mezclando todo bien.

Con una cucharilla vamos  rellenando cada calamar y lo cerramos con un palillo para que no se salga el relleno.

Marcamos un poco los calamares en una sartén con un par de cucharadas de aceite de oliva, para que se doren un poco por ambas caras.

Ahora preparemos la salsa; para ello, vamos a coger una olla baja, en la que luego quepan los calamares, ya que estos se tienen que terminar de cocinar con la salsa.

Cortamos la cebolla restante y la cortamos en juliana (tiritas). El pimiento lo cortaremos en trocitos pequeños, al igual que los tomates, estos últimos pelados.

Ponemos un chorrito de aceite de oliva en la olla, y cuando esté caliente añadimos la cebolla con un poco de sal; cuando empiece a dorarse, añadimos el pimiento y a los dos o tres minutos el tomate y la hoja de laurel. En un par de minutos más, añadimos una cucharadita de pimentón, removemos y añadimos el vino.

Pasados otros dos minutos, colocamos los calamares y regamos con el caldo de pescado. Tapamos la olla y dejamos que se cocine a fuego lento durante una media hora.

Si pasado este tiempo la salsa está líquida, destapamos la olla y dejamos al fuego un rato más hasta que la salsa se reduzca.




10 comentarios:

  1. Que buena pinta tiene estos calamares rellenos, seguro que los preparo ya que hace tiempo que no los pongo.Bsssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Doris. No dejes de probarlos, están deliciosos.

      Eliminar
  2. Que locura de plato te ha quedado! Elegante y limpio! Me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te guste, María. Muchas gracias por comentar <3

      Eliminar
  3. Me encantan. Y los hago, muy de vez en cuando. Luego pongo a la thermomix por testigo de que no volveré a limpiar y rellenar calamares... hasta que se me olvida y los hago de nuevo :) en fin!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja... Te entiendo perfectamente... Pero están tan ricos... ;)

      Eliminar
  4. Requetebuena receta...vaya si te los pillo....te queda el plato impoluto !!!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! La verdad es que están muy buenos... Y para mojar pan.

      Eliminar
  5. Que paciencia tienes! a mi me encantan...pero son tan entretenidos de hacer...

    ResponderEliminar
  6. Sí, reconozco que no son para unas prisas... Pero es que están riquísimos, así que de vez en cuando...
    Otra posibilidad es limpiarlos un día y cocinarlos al siguiente, para repartir un poco... ;-).
    ¡Gracias por tu comentario!

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario ♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...