domingo, 26 de enero de 2014

Solomillo de ternera con cebolleta caramelizada




Hoy me animo con esta receta de carne, en la que el secreto está precisamente en la calidad de la misma. Si los ingredientes son la pieza básica en cualquier receta, en el caso de las carnes una de mala calidad hará que la receta nos quede mediocre, así que mejor no arriesgarse. Comprad el mejor solomillo que podáis, y en media hora tendréis un plato digno de los mejores restaurantes.

Ingredientes (para dos personas):

2 cortes de solomillo de ternera
2 patatas
2 cebolletas
un vaso de vino tinto
aceite de oliva
dos cucharadas de mantequilla
una hoja de laurel
una cucharadita de miel
una cucharada de azúcar
sal y pimienta

Preparación:

Os recomiendo, en primer lugar, que tengáis la carne fuera del frigorífico al menos dos horas antes de empezar a cocinar, para que no conserve frío en su interior. Si se os ha olvidado este paso, no hay problema, podéis hacer igual la receta ;-)

Picamos las cebolletas en juliana, las salpimentamos y las ponemos a pochar en una sartén con una cucharada de mantequilla y la hoja de laurel. Cuando empiece a ponerse transparente la cebolla, añadimos la cucharada de azúcar y el vino tinto y dejamos que reduzca, a fuego lento.

Pelamos las patatas, y hacemos bolitas o las cortamos en cubos, si no disponemos del utensilio sacabolas. Las ponemos en un recipiente apto para microondas con un poco de sal, unas gotas de agua y una cucharada de mantequilla. Cocinamos en el microondas en tandas de 3-4 minutos, removiendo de cada vez, hasta que estén blandas.

Cuando el vino de la sartén casi se haya evaporado, añadimos la cucharadita de miel y reservamos.

Una vez que las patatas estén blandas, ponemos una sartén al fuego y las rehogamos para que tomen un bonito color dorado. Reservamos.

De nuevo en una sartén, a fuego fuerte, echamos una cucharadita de aceite de oliva y los solomillos de ternera. Cocinamos unos dos o tres minutos por cada lado, dependiendo del punto en el que os guste la carne.

Sacamos la carne y, sin apagar el fuego,  desglasamos la sartén:  echamos un poco de vino, agua, caldo... alguno de estos líquidos que tengáis a mano, y rascamos el fondo de la sartén para levantar los jugos de la carne que se habían ido caramelizando en el fondo. Si usamos vino, dejamos que se evapore el alcohol.

Finalmente emplatamos el solomillo echando el desglasado por encima y acompañando con la cebolleta caramelizada y las patatas.

3 comentarios:

  1. Essa carne esta mesmo ao meu gosto.
    Gostei do toque de mel ,em carne nuca usei
    bj

    ResponderEliminar
  2. mmmmmmm y con pan, para mojar!!! qué rico!!!
    un besote

    ResponderEliminar
  3. Tiene una pinta espectacular, de esos que te lo pides en un restaurante, que hambre me entra^^

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario ♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...